VVS

Rico y de repente no puede ser santamente

Las declaraciones de las “inocentes” que terminan en la cárcel

“No me consta”, declaraba la infanta Cristina de Borbón y Grecia, respecto a los chanchullos societarios de su marido Iñaki Urdangarín que terminó entre rejas. Ella se libró gracias a una buena defensa y al “milagro Real”, recordemos que todos somos iguales ante la ley …

“Yo no sabía nada”, aseguraba Isabel Pantoja ante los trapicheos de su ex novio Julián Muñoz, alias Cachuli. Pese a la ignorancia de la tonadillera sobre la millonada robada al ayuntamiento de Marbella, la cantante también terminó en la cárcel. Lo mismo le ocurrió a la ex de Muñoz, Maite Zaldivar.

Las prisiones están llenas de “inocentes” esposas que “desconocían” los turbios negocios de sus maridos. Como botón de muestra, véase el caso de Rosalía Iglesias Villar, cónyuge de Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, acusado de llevar la contabilidad B, entre otros detallitos…

Por lo visto, la mujer de Bárcenas fue condenada a cárcel por llevar una conducta claramente activa en orden a cooperar en la dinámica de defraudación, ocultación y posterior afloramiento del dinero ilícitamente obtenido por el supuesto Luis, el Cabrón. El juez dictaminó que se consideraba probada la participación de la esposa y que ella no se limitó a plasmar su firma en cierta documentación.

Y es que cuando se cobra dinero hay que preguntar de dónde sale, porque los billetes no llueven del cielo como el maná. Nadie regala nada, a no ser que seas agraciado con el Gordo de la lotería, o tengas la suerte de tener un papá multimillonario, incluso en tal caso puedes meterte en follones. Pregunten al hijo de Tita Cervera, Borja Thyssen y sus pleitos con Hacienda.

Hacerse el tonto no cuela

Engañar a un inculto en técnicas contables es tarea fácil en una empresa chanchullera, y más cuando existen distintas sociedades para jugar con existencias y maquillar pérdidas o beneficios en función de los intereses particulares de quién maneja el cotarro. De ahí que algunas memorias de las grandes empresas, incluso las eléctricas y las de las entidades financieras que cotizan en bolsa, no reflejan, en ocasiones, la realidad contable, por mucha imagen fiel que se quiera asegurar en sus balances auditados. Claro que si se firman documentos, la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento, Hoy en día, no te puedes hacer el tonto, ni comportarte como que no sabes nada, porque ya no cuela ni para el españolito medio, ni mucho menos para un juez en caso de litigio.

Los inspectores fiscales saben perfectamente oler dichos chanchullos de ingeniería societaria para pagar menos impuestos o para armar la marimorena. Si en dicho proceso se juega con la caja B, estamos ante una bomba de relojería que podría explotar en el momento más inoportuno.

Oportunidades para reinventarse en tiempos de covid

Rico y de repente, no se puede ser santamente. ¿Se confesarán los católicos que van los domingos a misa de doce cuando cometen estos pecados?

Vivimos tiempos de crisis, de cierres de negocios, de ERES y ERTES, y no podemos jugar a engañar a los stakeholders con pamplinas de beneficios figurados. Si una empresa obtiene buenos resultados en estos tiempos, podría ser por varias razones.

En unos casos, las estrategias empresariales más punteras han sabido adaptarse a los cambios tecnológicos que el mercado precisa y han invertido en digitalización para sacar el mayor provecho de las oportunidades de negocio que la pandemia del covid nos brinda. Así, la entrega a domicilio de compras realizadas on line, o el sistema click & collect (compra a través de Internet y recogida en tienda) han sido utilizadas como arma defensiva ante el descenso de ventas originado por la crisis sanitaria.

Otras empresas han sabido reinventarse, adaptando su negocio a la producción de productos estrella en la crisis sanitaria. Así, compañías textiles han adaptado su negocio para producir mascarillas. Reinventándose con éxito. Empresas con stock de alcohol, han reconvertido su producción de bebidas alcohólicas en fabricación de gel hidroalcohólico. Gracias a los cambios urgentes han logrado sobrevivir a la pandemia, e incluso mejorar su cuenta de resultados.

Algunos proveedores también han optado por ayudar a combatir la crisis económica con promociones, intentando, de esta forma, ayudar a sus clientes en estos momentos tan complicados.

El oscurantismo financiero trae siempre malas consecuencias

Por otro lado, están los “siniestros” gestores que al verse avocados a una situación catastrófica han decidido aflorar los stocks adquiridos con dinero negro, es decir, la contabilidad B.

La caja de Romualda, Petronila, Santa Mónica, San Caralampio o la mencionada de Luis, el Cabrón. ¿Cómo se reparte el pastel en B?

En mi experiencia profesional como consultor descubrí infinidad de patrañas, aunque mi discreción y secreto profesional me impide desvelar detalles. Si les puedo comentar que en muchos casos me confesaron la realidad, destapando nombrecitos de la caja B en honor a la abuela o al Santo Patrón.

Los que estudiamos Análisis Contable Superior conocemos las argucias contables para realizar dichos mecanismos, téngase en cuenta que los inspectores de Hacienda también los conocen y podrían armar las de San Quintín.

Las sociedades paralelas secretas indignas éticamente y jurídicamente

Las sociedades paralelas que desvían dinero del negocio principal para obtener pingües beneficios en pro de intereses particulares son claramente ilegales. Las dádivas de los gestores deberán ser controladas por el resto de propietarios, partícipes, y, en ocasiones, participaciones minoritarias, no por ello carentes de derechos. En cualquiera de los casos, se deberá velar por controlar la eficacia de la dirección y el buen cumplimiento de sus directivos, tanto en el aspecto económico como en el ético.

En muchas empresas familiares se recoge en el protocolo la prohibición expresa de constituir dichas empresas paralelas, e incluso se prohíbe la utilización del apellido familiar para empresas distintas al objeto social de la familia. Como es el caso de Lladró y la polémica surgida cuando una heredera puso el apellido familiar a una bodega…

En otros casos existen incompatibilidades que pueden ser sancionadas por ley. Sea como fuere, la transparencia y la equidad de criterios deberá ser condición fundamental para llegar a buen puerto.

Por otro lado, si una ampliación de capital diluye la participación de otros herederos, o una de estas estrategias influye en el haber hereditario para calcular la legítima, puede ser impugnado tras la consiguiente guerra jurídica. El juez tendrá la última palabra.

No confundir churras con merinas

Los criterios de valoración real deberán ser “conocidos” por todos, no confundir con el “cocinados” por el chef. Lo aconsejable es dejarse asesorar por peritos independientes.

Un asunto es la valoración teórico contable, y otra bien distinta es la valoración de mercado, donde es necesario valorar el goodwill o fondo de comercio, que en la situación actual podría incluso ser badwill, es decir, fondo de comercio negativo en muchas sociedades.

A la hora de la partición de una herencia es muy relevante distinguir estos criterios para no mezclar la valoración de bienes privados a precios de mercado con participaciones societarias al valor teórico contable. En caso contrario, se puede formar un barullo impresionante. Como consecuencia, se formará un sindicato de agraviados, origen de una futura ruptura familiar cuando se destape el pastel, o de una guerra indefinida que puede incidir en la propia empresa. Por ello, hay que evitar las cláusulas leoninas.

Confusión en la empresa familiar

En el caso de Empresas Familiares, véase los 10 mandamientos de la Ley para conseguir una Empresa Sana y una Familia Unida. Téngase en cuenta que hay que distinguir entre Dirección de la Empresa que se encarga del día a día, y Gobierno que está representado en los órganos máximos: Consejo de Administración y Junta General de Accionistas, en ambos sanedrines deberían estar representadas todas las partes.

En caso de conflictos, recordad que siempre se puede recurrir a un mediador familiar. Aunque si las posiciones se enquistan, existe la posibilidad de que un Juez resuelva los desencuentros. En todo caso, el daño moral y psicológico jamás será recompensado.

El totalitarismo y la testarudez es el principal obstáculo para llegar a un acuerdo justo. Cada persona posee capacidad intelectual para pensar por sí misma, y ser capaz de decidir lo que les conviene. El engaño y el oscurantismo no contribuyen a generar confianza, sino todo lo contrario. Las excusas de la paz familiar o de la continuidad de la empresa no sirven en nuestros días para enmascarar los privilegios de unos, en perjuicio de otros. Los dictadores utilizan el poder como arma de dominación.

La avaricia del león

El que reparte siempre se lleva la mejor parte. Esopo supo plasmarlo como nadie en su famosa fábula “La parte del león”.

El toro, la cabra y la oveja se alían con el león para ir de caza. A la hora de repartir, el león divide la presa en cuatro partes y dispone: “Para mí la primera, porque me corresponde. Esta otra me la llevo yo por ser el más valiente. Y la tercera, como premio a mi destreza”. A la hora de arrebatar la cuarta, le preguntan: “¿Por qué tienes derecho también a ese trozo?”. Y él responde: “Porque soy el león”.

Informa Alfredo Muñiz, economista, consultor y auditor.

Publicado el Ago 13 2021. Archivado bajo Actualidad, HORECA, Hosteleria, Noticias destacadas. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos