VVS

¿Por qué el Gobierno de España exige las medidas de confinamiento más exigentes del mundo y obtiene los peores resultados?

Coronavirus en España, actualización de la información:

El 17 de abril el diario Expansión publica un artículo de opinión donde se calculan 547 muertos “oficiales” por millón de habitantes en España (incluyendo las cifras revisadas de Madrid y Cataluña). Por ejemplo en Corea del Sur en la misma fecha se registran 4 muertos por millón de habitantes; en Alemania 46; en Portugal 62; en USA 86; en Reino Unido 202; en Francia 263 y en Italia 358.

Las medidas de confinamiento más exigentes y los resultados más nefastos de todos los países del mundo

¿Por qué el Gobierno de España exige las medidas de confinamiento más exigentes del mundo y obtiene el mayor número de muertes por millón de habitantes? A fecha 16 de abril de 2020, se registran oficialmente en España: 19.130 fallecidos y fallecidas; así como 182.816 contagiados y contagiadas. A dichas cifras oficiales habría que sumar los, al menos, 3.242 fallecidos y fallecidas adicionales que han detectado en Cataluña en las últimas horas, y que no se encontraban contabilizados en las cifras oficiales a escala nacional. Incluso puede que a día de hoy la cifra sea mucho mayor (casi el doble), si se contabilizan los fallecidos en residencias y en sus domicilios pero -como no se han hecho las pruebas para certificar que tenían coronavirus- permanecen de momento fuera de los criterios del cómputo oficial.

Cifras anteriores:

Cifras mencionadas en el vídeo: “España registraba el pasado 6 de abril el mayor número de muertes por millón de habitantes del mundo, en concreto 265 muertes por millón de habitantes. En el momento de escribir esta información, a fecha 15 de abril, la cifra de fallecidos y fallecidas en España supera los 18.580 fallecidos y fallecidas oficiales, aunque otras fuentes consideran que las cifras reales son mucho mayores. Para que se hagan una idea un país como Suecia con unos 10 millones de habitantes registra unas 900 defunciones, es decir, 90 muertes por cada millón de habitantes”.

Exijamos explicaciones sobre la gestión del coronavirus

Por suerte estoy en contacto con mis amigos en distintas partes del Planeta y cada día me quedo perplejo de cómo se gestiona el Estado de Alarma en España en comparación con otros países. En Corea del Sur desde el comienzo de la crisis implantaron unas medidas de prevención muy rigurosas como consecuencia de la excelente gestión en ningún momento fue necesario ordenar el confinamiento. El Gobierno distribuyó dos mascarillas a la población cada semana desde el comienzo de la crisis del coronavirus. Como medida obligatoria, se impuso usar mascarillas. Nunca fue necesario el CONFINAMIENTO FORZOSO, ni paralización de la economía del país.

En Japón tampoco exigen el confinamiento, aunque las autoridades recomiendan quedarse en casa, los ciudadanos no pueden ser obligados a confinarse.

En Alemania, mi amiga Camila me cuenta que pueden salir a hacer deporte el tiempo que quieran siempre que guarden las distancias de seguridad.

Y en Francia, la doctora Nadine explica que han creado una aplicación de móvil dónde cubres tus datos personales con la fecha y hora de salida del domicilio, y por supuesto, permiten a los ciudadanos salir una hora a pasear o hacer deporte siempre que vayan solos, acompañadas de su mascota o de las personas con las que viven en el mismo domicilio. La app se utiliza en toda Francia, incluido grandes ciudades como París, Marsella o Lyon.

Austria permitirá este jueves 16 de abril la apertura de pequeños comercios. Y para mediados de mayo está previsto que se abran restaurantes y hoteles.

Suecia, según me cuenta mi amiga Birguita, pueden salir a pasear guardando las distancias y mantienen los bares abiertos en las terrazas, les aconsejan teletrabajar pero tienen libertad de movimientos, y la situación no es ni mucho menos tan catastrófica como en España. Por cierto, en Suecia han prohibido las visitas a los geriátricos para proteger a los más mayores.

Dinamarca y República Checa permiten también una reapertura gradual de locales comerciales, recomendando mascarillas y distanciamiento entre personas.

En Londres, también hay libertad de movimiento, recomiendan teletrabajar pero pueden salir a pasear sin ningún control.

En Bélgica también permiten realizar actividades físicas sin tiempo limitado. Los niños pueden salir a pasear con uno de sus progenitores; recomiendan salir como máximo de dos en dos, a excepción de las familias que tengan más de un hijo. Ya están permitidas las visitas individuales a residencias de ancianos. A partir del sábado 18 de abril abrirán tiendas de bricolaje y jardinería, además de los servicios esenciales que ya están funcionando. Por otro lado, inspeccionan las medidas de prevención en las empresas abiertas, como consecuencia ordenaron cerrar Amazon Francia porque no reunía las exigencias mínimas para evitar riesgos de contagio.

Hasta en Cuba parece que están controlando mejor la situación que es España, estableciendo un sistema especial de suministro de alimentos para que los cubanos no tengan que aguardar colas en las “bodegas” (los centros donde pueden comprar los productos de la cartilla de racionamiento), y no tengan que andar deambulando por ciudades como La Habana en busca de productos de primera necesidad. Asimismo, ante la falta de turistas las empresas hoteleras han ofrecido los suministros de alimentos almacenados al pueblo cubano, según nos relatan nuestras fuentes en la perla del Caribe.

Ante estas circunstancias, me pregunto: ¿Por qué en España llevamos más de un mes confinados en nuestras casas con las medidas más exigentes del mundo y, sin embargo, estamos a la cabeza de los países con mayor número de muertes por millón de habitantes? Dejo la pregunta en el aire, a ver si algún experto en la materia nos da una explicación. Considero que el pueblo español merece un razonamiento después de que nos han restringido nuestra libertad de movimiento y de trabajo. Exigimos una explicación con argumentos que justifiquen las medidas y los nefastos resultados.

¿Aplicará el Gobierno un confinamiento por regiones en función de la evolución del covid-19 o les es más cómodo seguir ordenando el confinamiento nacional?

De momento, el confinamiento es obligatorio hasta el 26 de abril, ¿se prorrogará hasta el 10 de mayo?. Como consecuencia del desbarajuste de gestión sanitaria, el virus ha contagiado a las empresas, y por tanto la economía del país también sufre sus consecuencias: ¿llegarán las cifras de paro al 20 %?

Ante la situación, ¿debería dimitir el Gobierno en bloque?, ¿es constitucionalmente admisible privarnos de nuestras libertades por una gestión pública ineficiente?

Y mientras obtenemos una respuesta que nos aclare la triste situación, voy a contestar a los protervos que se dedican a criticar por las redes sociales sin conocimiento de causa.

Estaría bueno que haciendo vídeos desde mi casa, tenga que justificar dónde vivo. Simplemente por ver el mar al fondo, algunos usuarios de las redes sociales comienzan a escupir sapos y culebras como si estuviera cometiendo un crimen contra la Humanidad. Vamos a ver señores, mejor se preguntaban: ¿por qué llevamos más de un mes confinados y, por tanto, encarcelados sin libertad?, o por ejemplo: ¿ por qué la burocracia lleva a empresas asturianas a desistir de fabricar equipos de protección contra el coronavirus? Al parecer, algunas empresas han desistido en el intento, después de los inconvenientes de papeleos para fabricar mascarillas, guantes y pantallas. ¿Por qué se decide comprar ese material a China aunque nos envíen tests sin homologar que no sirven para nada?

El arte de amargarse la vida

A todos los que critican por las redes sociales de forma impertinente, molesta y hostil; sin fundamentos constructivos, y sin tener pajolera idea ni desde dónde estoy grabando el vídeo, ni de las circunstancias que me rodean, les dedico esta historia. Como consecuencia de la ignorancia, algunos solo escriben tonterías. Por otro lado, agradezco las muestras de gratitud del resto: seguidores, personas mayores, empresarios que me felicitan y animan a seguir adelante por esta labor divulgativa. Ahí va la historia de hoy:

Kike organiza una cena para un grupo de amigos. Como entrante prepara una crema de necoras. A continuación servirá un rape a la sidra, y para rematar frixuelos rellenos de compota.

“El vino se me ha terminado y los comercios ya han cerrado”, exclama al poner la mesa. En seguida repara que su vecino Xuan suele invitarle a un Chardonnay excelente.

Sin embargo, Kike empieza a murmurar consigo mismo y le asaltan pensamientos fantasmagóricos: “Xuan empina demasiado, ¿será pertinente pedirle prestada una botella de vino?”.

Conforme va saliendo hacia el portal contiguo las vacilaciones corroen su cerebro: “Creo que me tiene envidia. Puede que no quiera dejármelo. Ayer lo encontré raro. Quizá no le caigo bien, tal vez piense que no se lo devolveré. Desde luego, si él viniera a pedirme una botella yo se la regalaría. Claro que él es muy sibarita. Estoy convencido de que es uno de esos pijos que sólo beben gran reserva. Además, seguro que piensa que soy un gorrón”.

De repente, Kike toca al timbre de su vecino con rabia, y antes de que su vecino Xuan pronunciara media palabra, le espeta: “¿Sabes una cosa tontorolo de mierda? ¡Puedes quedarte con todo el vino del mundo!”.

Consejos contra los prejuicios desde VIAJAR, VIVIR y SABOREAR

Los prejuicios provocaron que Kike no resolviera de forma satisfactoria un simple despiste casero. No caigamos en el arte de amargarnos la vida por tonterías. Luchar contra los prejuicios es en ocasiones más difícil que construir un puente entre dos fresas. Aunque quizá lo que pretendan algunos es utilizar la trampa de Lisardo: “A los niños los engaño con juguetes, y a los mayores con prejuicios”. Por último, recordad las palabras de Shakespeare: “Nuestras dudas son traidores que nos impiden hacer el bien por el simple temor a intentarlo”.

El uso de las redes sociales durante el confinamiento está provocando la difusión de bulos, noticias falsas y comentarios impertinentes que no merecen la pena ni de perder el tiempo en dar explicaciones. Centrémonos en lo realmente relevante y pidamos explicaciones a quien compete.

Tenemos que aprender a dialogar con gente que piensa diferentes, tal vez escuchando a los demás podamos abrir nuestra mente y cambiar de opinión. Nunca nos sintamos poseedores de toda la verdad. Ya lo dijo el poeta: “Nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

Los desencuentros y enfados por malinterpretaciones de un mensaje por Facebook, WhatsApp o Instagram son habituales. La falta de sentido del humor ante un simple chiste, broma o respuesta maliciosa entre amigos se ha convertido en una práctica diaria. No saquemos las cosas de contexto. Lo que en un bar sería motivo de complicidad y risas, tomando un vino alegremente, puede convertirse en un drama a través del frío lenguaje de Internet.

En las últimas semanas hemos vivido el mayor aluvión de la historia con memes, vídeos y montajes con motivo del coronavirus. ¿Cuántos enfados han provocado las redes entre amigos, familiares o conocidos por enviar una simple viñeta que puede ser graciosa para unos, y una grosería para otros?

Hay quien decidió eliminar su WhatsApp, tras los trastornos del sueño que le provocaba tanta información. No nos perdamos en delirios, ni en cuentos de la lechera, ni en promesas populistas…. Incluso hay quien prefiere salirse de los grupos de WhatsApp para vivir su propia vida. Pues vale, todas las opciones son correctas siempre que se actúe con educación y sentido común.

Regresemos a la realidad que nos rodea. ¿Cuándo podremos salir de casa a dar un simple paseo, a tomar un café o una cerveza, a pisar la arena de la playa?, ¿cuando el Gobierno aplicará un confinamiento por regiones en función de la evolución del covid-19?

Por el Facebook encontré una viñeta donde reza: “Los mios güelos nun tenían Internet pero tenían la meyor rede social”. En asturiano se refieren al chigre, el bar donde los abuelos iban a jugar a las cartas y tomar un culín de sidra o a chatear con los amigos. Pues eso. Recobremos la cordura y VIVAMOS la vida sin preocuparnos por un me gusta de un desconocido en Instagram o por lo que un impertinente puede opinar en el chat. Sin mordazas ni censuras. Informa Alfredo Muñiz.

Publicado el Abr 16 2020. Archivado bajo Actualidad, HORECA, Hosteleria, Noticias destacadas, Sabores Afrodisíacos, Videos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos