VVS

Gestión del coronavirus: ¿ignorancia, negligencia, improvisación, incompetencia, prevaricación?

La propagación de una epidemia no es un asunto político, sino que sigue un patrón que los virólogos conocen sobradamente.

Hubo improvisación y presunta negligencia -que tendrá que dictaminar un juez- para disponer equipos de protección individual de los sanitarios, de respiradores para las UCIs y de test de detección rápidos, desoyendo las recomendaciones de la OMS en su reunión de Ginebra el 11 de febrero a la que, por cierto, no asistió el ministro Salvador Illa.

Había suficientes alertas internacionales y datos de España (Madrid, Vitoria, Haro), además de China e Italia, como para prohibir las concentraciones del 8 de marzo en toda España. La situación en España, el 6 de marzo, era más grave que la que tenía Italia el 22 de febrero cuando aplicó medidas extraordinarias en Lombardía y Véneto. El 6 de marzo Italia ya tiene 148 muertos y 3.858 contagiados.

Es difícil de entender la cantidad de bandazos dados cada vez que se tomó una decisión (tardanza en promulgar estado de alarma, compra de material centralizado y luego descentralizar compra, anuncio de que los test rápidos se empezarán a realizar el 20 de marzo y empezaron el 26 de abril, confusión con el  RD que permite solo actividades esenciales, valoración del uso de mascarillas (innecesarias, luego aconsejables y ahora obligatorias), compras de test y mascarillas defectuosas a empresas sin ninguna garantía, aun contando con un listado de empresas homologadas suministrado por la embajada china, cambio de criterio en la desescalada de menores, etc.)

Las medidas se toman, no se anuncian para dentro de cuatro días; hay que tener muy claro qué se va a hacer, cuando se va a hacer y cómo se va a hacer. La diáspora de residentes en Madrid entre el 12 y el 15 de marzo, extendió la pandemia de forma rápida a todo el territorio.

Las medidas tomadas el 27 de marzo (paro de toda actividad económica no esencial), no se puede improvisar y hay que tener en cuenta la complejidad de las medidas que se tomen (una gran empresa electro intensiva no se para como una oficina (RDL 10/2020)).

España es el país que acumula mayor número de muertos por millón de habitantes (516), el mayor número de contagios por millón de habitantes (4.530) y el mayor porcentaje de personal sanitario contagiado (20 %). Además, con el 0,61 % de la población mundial acumula el 11,2 % de los muertos (15,5 % si se incluyen los declarados por Madrid y Cataluña que el gobierno no computa) y el 6,8 % de los contagiados.  ¿No se haría algo peor que los países de nuestro entorno?

Si los españoles en general cumplimos estrictamente con lo recomendado por el estado de alarma durante el período que el gobierno lo estimó necesario y a pesar de ello somos el país del mundo con más muertos y contagiados por millón de habitantes, ¿no tendrá el gobierno alguna responsabilidad?

¿Ignorancia, negligencia, improvisación, incompetencia, (in)oportunidad política, prevaricación?, ¿Todo ello? Espero que se depuren responsabilidades penales de quienes no advirtieron a la población del peligro, sino que lo diluyeron alentándolos a participar en concentraciones potencialmente muy peligrosas. En este grupo incluyo tanto a responsables gubernamentales como a periodistas.

Es evidente que el mercado de productos sanitarios se convirtió en “el lejano oeste”, pero se convirtió “para todos, no solo para nosotros”, pero no todos lo “hicimos mal”. Hay países que lo hicieron mal como nosotros, Italia (aunque tiene la eximente de ser el primero), Francia, UK, USA y hay países que se gestionaron “bien” un problema de salud pública de esa envergadura; Portugal, Grecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Corea del sur, Nueva Zelanda, por ejemplo. Esto no terminó, dentro de unos meses veremos cuál es el panorama mundial, pero no soy optimista con la foto que vamos a contemplar y estoy seguro que cambiará profundamente nuestras vidas y no quiero pensar en qué ámbitos ni en qué sentido.

Para terminar, no puedo entender que Fernando Simón continúe como Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (ascendido recientemente al nivel de dirección general), vista su incompetencia (enero-febrero) y su “defensa de la superioridad” (marzo-abril). Incompetencia porque no acertó en ninguna de sus previsiones y alentó a los españoles a hacer vida normal hasta pasado el 8 de marzo. De lo cual se podrían concluir indicios de presuntas consecuencias penales pero será un juez el que tenga la última palabra al respecto. Sea como fuere, si tuviese una mínima dignidad el Sr. Simón habría dimitido en los primeros días de marzo.

El Sr. Illa tampoco es un modelo de dignidad personal. Nunca tuvo que aceptar un puesto de gestión para el que no tenía la más mínima preparación científica de base.

Del Sr. Presidente, Pedro Sánchez, y Vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, mi estómago y mi salud física y mental me impiden seguir escribiendo … Informa A.M.

Relacionado: España es el país con más muertos por millón de habitantes del mundo: 516

Publicado el Abr 30 2020. Archivado bajo Actualidad, HORECA, Hosteleria, Noticias destacadas, Tendencias. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos