VVS

Asturias: paraíso gastronómico

Restaurantes favoritos de un asturiano sibarita: la sencillez de lo primitivo

Salpicón de La Huertona y El testamento del Gallo

De casta le viene al galgo

Mi abuela materna Carmen recordaba el mamey, los chiles en nogada, la langosta con chocolate y el capón relleno con un toque de Armañac, junto a otras exquisiteces cosmopolitas y exóticas de su infancia.

Mi abuelo materno Alfredo fue impulsor de la marca jamón de Avilés y otros productos delicatessen, de pequeño aprendí cómo seleccionar el mejor jamón con las antiguas calas de hueso.

Mi abuela paterna Elvira era más tradicional, gran guisandera, aficionada a la cocina asturiana casera. A mi abuelo paterno José le encantaba la sidra con el sello de la familia y preparaba su propio licor de guindas.

Mi madre Carmina heredó ese talento natural, capaz de reproducir una receta tras probarla en un restaurante. Mi padre, José Muñiz -recién fallecido-, competía los fines de semana en los fogones con su paella o sus patatas rellenas, y ni les cuento sobre su pasión por los buenos vinos, sidras, cavas, marcas premium y champanes.

La vena de gourmet me viene de casta

Nuestro último almuerzo en familia fue en Casa Gervasio de Oviedo, entre las fotografías que adornan el histórico lagar figura un retrato de mi padre. Ese día estábamos barajando reservar mesa en Casa Cornelio o en El Asador de Abel, pero al tener de invitada a una amiga sevillana optamos por mostrarle una de las mejores sidrerías de Asturias.

Durante aquel banquete, el patriarca disfrutó como nunca de la buena mesa, nada hacía presagiar que horas más tarde iba a sufrir un infarto. Los fritos de pixín, las tortillas de Gervasio y los canutillos de crema fueron los preferidos de la jornada, de postre también pidió las guindas de la botella de los Serranos.

El almuerzo pendiente en Ribadesella

De regreso estaba agotado. Yo le prometí que cuando se repusiera lo llevaría a La Huertona en Ribadesella e invitaríamos a nuestro amigo Emilio Serrano para dedicarle mi novela El testamento del Gallo que pueden adquirir en Amazon. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron muy rápido, y tras el fallecimiento le rendí un homenaje gastronómico en su honor, visitando el establecimiento que había quedado pendiente. Nada más llegar, reaccioné como lo haría mi progenitor, inspeccionando el pescado fresco y descubriendo unos reyes espectaculares.

A la hora de decidir el menú llegaron mis dudas. Me apetecían los guisantes tiernos de Ribadesella salteados con yema de huevo, y recogidos esa misma mañana de la huerta. Y por supuesto, el rey de costa a la brasa.

Al final, opté por el menú degustación, que contenía esos dos platos, más una selección de los mejores manjares de la casa, sencillamente exquisito. Largo y no tan estrecho como yo pensaba. Todo en su punto y un servicio excelente. En la terraza exterior brillaba el sol y las primeras flores de primavera presagiaban el comienzo de un nuevo ciclo de vida.

La Huertona es, sin duda, uno de los must go en tu visita a Ribadesella.

A mi padre le gustaba la cocina tradicional donde primara el buen producto y el lema de La Huertona: “la sencillez de lo primitivo”, define perfectamente sus gustos culinarios.

En Ribadesella también destacaría Quince Nudos que destaca por sus arroces.

Sus restaurantes asturianos favoritos

Sería injusto en este repaso por los restaurantes asturianos favoritos de mi padre no mencionar El Rompeolas en Tazones; Los Campos, Casa Máximo y Mi Candelita en Bañugues; El Hórreo en Antromero; Casa Gerardo en Prendes; el Real Balneario, el Piemonte y el Carmín en Salinas; El Planeta y La Pondala en Gijón; El Tataguyo, Alvarín, El Café de Pandora, Casa Lin y Falo en Avilés; Casa Lobato, Casa Fermín, Mestura y Deloya Gastronomía, en Oviedo. También apreciaba el pitu de caleya de Nacho Manzano y las especialidades de Los Arcos, en Cangas de Onís.

Admiraba el buen pescado de Güeyu Mar en playa de Vega. También le gustaba Casa Vicente en Castropol; Palermo en Tapia de Casariego; el Sport en Luarca y Casa Consuelo en Otur, muy cerca de Luarca.

La hora del vermut

Los fines de semana una de las citas imprescindibles era el vermut en el Ewan de Salinas con su toque personal, que llegó a ser inmortalizado en la carta como cóctel en honor a mi padre.

En este recorrido por 86 años de historia de la gastronomía del Principado me tendrán que excusar cientos de lugares por no mencionarlos. Lo relevante es hacer un homenaje a la hostelería asturiana en su nombre, citando algunos de sus máximos representantes. Aunque, a decir verdad, en Asturias se come bien en todos los pueblos y ciudades.

LA LISTA DE ALFREDO

Las sidrerías se convierten en restaurantes creativos

Adaptarse o morir, la competencia, la despoblación y la pandemia no es excusa para reinventarse día a día. En Asturias, pese a la crisis, contamos con sagas que han ido mejorando a lo largo de generaciones en busca de la excelencia. De la tradición a la innovación con los mejores productos.

Casa Gerardo en Prendes

Algunos de estos establecimientos nacieron como sidrerías, véase Casa Gerardo en Prendes, fundado en 1882, hoy con categoría de estrella Michelin. Pedro y Marcos Morán han sabido transformar un negocio familiar nacido como chigre hasta llegar a la excelencia culinaria. Con el paso del tiempo, la saga de los Morán se ha sofisticado y nos sorprende cada vez que les visitamos. 

Casa Belarmino en Manzaneda

La tradición desde 1930 se ha modernizado con toques de vanguardia. Un ejemplo de superación intergeneracional, donde la chef Ramona junto a su esposo Juan Luis dirigen un gran restaurante que ha sabido actualizar la cocina tradicional asturiana, y aún conserva un par de mesas en la tienda tradicional de pueblo como muestra de que el pasado les ha llevado a la perfección que hoy disfrutan. Allí nos sirvieron el almuerzo como si fuera un reservado para la familia, fue otra de las últimas salidas a almorzar con mi padre. Me quedé con las ganas de llevar a mi progenitor a Casa Chuchu en Turón que no llegó a conocer.

Casa Chuchu en Turón

Cocina tradicional con toques vanguardistas. Casa Chuchu, está situado en Turón, muy cerca de Mieres. El bodegón fue fundado por Sabino Jesús y su esposa Iluminada en 1930 en Vistalegre. A lo largo de las distintas generaciones fueron evolucionando hasta llegar al actual restaurante de Turón donde fui gratamente recibido por la chef Natalia y el jefe de sala Rafael.

Me dejé aconsejar y nos sirvieron un menú degustación variado, sabroso y sorprendente, realmente espectacular. Por algo Nacho Manzano recomienda este lugar con apariencia de sidrería pero que esconde una cocina de autor con sello propio. Los toques con trufa, la cremosidad de las croquetas, la utilización del apionabo, el tupinambo o la chirivía, se convierte en delicatessen; dando prioridad a los productos de temporada, las alcachofas en invierno o el boletus en otoño. Todo ello, deja entrever que Natalia es exigente día a día buscando la excelencia, un camino sin destino final.

Asturias, paraíso gastronómico

En la lista de hosteleros excelentes faltan cientos de nombres, en Avilés podría mencionar Gunea, Yumay, La Botella, Ronda 14, Yume, El Balcón.

Ca’Suso, Del Arco, La Jamonería, La Taberna Zíngara, Casa Ramón, El Tizón, Eseteveinte, Gloria, Celia Pinto y De Labra en Oviedo. Muy cerca, en Caces, se encuentra el nuevo restaurante de Pedro Martino.

El Sueve, La Bolera, Mesón Sancho, Gloria, V Crespo, Los Patios, La Cacharrería, Camelia, El Recetario, Farragua, la taberna Kausa, Kraken, un sencillo menú del día en Casa Jamino o unas tapas y un buen vino en Coalla, por citar alguno de los rincones más sabrosos de la variada oferta hostelera de Gijón, villa de Jovellanos.

En Puerto de Vega imprescindible Mesón Centro, a escasos kilómetros, Regueiro en Tox, en el concejo de Navia, imperdonable olvidar el Occidente de Asturias. Sitios como Blanco en Cangas del Narcea.

Ferpel Gastronómico en Ortiguera, concejo de Coaña.

La casa de comidas El Llar de Viri en Candamo, única Estrella Verde Michelin en Asturias. Además, entre las guisanderas hay que citar Casa Telva en Valdesoto; Casa Cristina en Tellegu; bar Camacho en Amieves y, por supuesto, a Juaqui de Casa Chema en El Cordial, Latores.

En Mieres El Cenador del Azul y TC28.

En el concejo de Tineo, Casa Emburria y Casa Lula en El Crucero. Y Palacio de Meras en la villa de Tineo.

Casa Kilo en Quintes, Villaviciosa. En Argüero, El verano, también en el concejo de Villaviciosa.
Núcleo Rural Tixileiro en un entorno privilegiado: la Reserva de la Bioesfera de Muniellos, el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, Los Ancares y Leitariegos.

Los Llaureles en Torazo, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Sidrería Casa Niembro en Asiego, muy cerca se encuentra un magnífico mirador al Naranjo de Bulnes, la aldea también ha sido galardonada con el Premio de la Fundación Princesa de Asturias.

En Pola de Lena Roble by Jairo Rodríguez y Monte en San Feliz; ambos establecimientos son restaurantes de cocina innovadora.  

Casa Farpón en Mamorana. Casa Pedro en Parres, Cangas de Onís.

El Abrelatas en Pola de Siero.

En Cofiño, a unos siete kilómetros de Arriondas, se encuentra Puebloastur Eco Resort Hotel & Spa con dos restaurantes, El Halcón Gourmet y Puebloastur.

En Piloña, Narbasu en el Palacio de Rubianes de Cereceda. Castro el Gaiteru en Celorio (Llanes).

En Lastres Casa Eutimio.
En Salinas, La Marina, La Toldilla, Il Mercante di Vino, Eleonore, Agüita, La Luna, Los Tres Monitos, La Gaspara y el mítico restaurante Las Conchas ha reabierto bajo la tutela de los dueños de Panorama en la Luz, Avilés.

La Allandesa en Pola de Allande y La Arreigada en Grandas de Salime.

La Moncloa en la Foz de Morcín y hotel Torrepalacio en Proaza, entre otros restaurantes de pueblos asturianos que sería imposible enumerar en su totalidad.

En Cudillero todos los rincones de su puerto marinero; son tantos los sitios magníficos en Asturias que la lista se haría interminable. No obstante, me gustaría citar en el techo del Paraíso Natural el restaurante Leitariegos.

Lo relevante es poner en valor la gastronomía asturiana y que cada lector recomiende a sus amigos sus restaurantes favoritos.

Como Jurado del Campeonato de Pinchos de Gijón y de Asturias descubrí lugares espectaculares por todo el Principado, pero seguir profundizando sería eternizarnos.

Por otro lado, el mundo de la sidra en Asturias merece un capítulo aparte: Las sidrerías más cantarinas de Asturias.

Los Michelines asturianos

En este homenaje a la gastronomía asturiana se merecen un puesto de honor los máximos representantes de su alta cocina, además de los mencionados Nacho Manzano con su restaurante galardonado con dos estrellas Michelin, Casa Marcial en Arriondas; Pedro y Marcos Morán con Casa Gerardo, que yo visitaba desde niño con mi abuelo Alfredo, e Isaac Loya al frente de El Real Balneario de Salinas; en Asturias también cuentan con una estrella Michelin en su edición 2022: Ayalga como nueva incorporación, impulsado por el restaurador Marcos Granda, con el chef Israel Moreno a cargo de los fogones; igualmente en Ribadesella se encuentra Arbidel, de Jaime Uz; El Corral del Indianu, en Arriondas, dirigido por José Antonio Campoviejo; Auga, en Gijón, orquestado por Gonzalo Pañeda y Antonio Pérez como chef y jefe de sala respectivamente, y El Retiro, situado en Pancar (Llanes), Ricardo González Sotres ejerce de chef y la sala es dirigida por Elena Ceballos.

Una saga de ficción muy gastronómica

En la novela El testamento del Gallo, también describimos en clave de humor la historia de los Xouto, una saga familiar de tres generaciones, especializada en huevos y gallinas. Aunque los variopintos personajes aportan igualmente sus recetas de cocina que están recopiladas en un apéndice al final de la historia.

En Amazon pueden comprar EL TESTAMENTO DEL GALLOver enlace a los comentarios y a las distintas opciones de adquisición de la novela en tapa blanda, tapa dura, e-book y muy pronto en audiolibro, cliqueando sobre este vínculo.

Además también se puede obtener el libro en las siguientes librerías de Asturias y Madrid: Puntos de venta de El testamento del Gallo en Asturias

El testamento del Gallo llega a Chueca, a Malasaña y al barrio de los Embajadores

Aprenderás a cocinar las gulas de la abuela brujita, Carmiña; las filloas de las solteronas Flora y Belarmina; los huevos benedict del pijo Josemita; los scones y los scrambled eggs de la lideresa Carlotiña; recetas griegas de los chefs Andrés Madrigal y Alberto Reina; los crostini de Bel, el representante del movimiento LGTB de la familia, entre otras exquisiteces.

Además, la comedia cuenta con banda sonora, y códigos QR para disfrutar de la música mientras lees las escenas más emocionantes. Y muchas más sorpresas que podrás descubrir a lo largo de la historia.

El testamento del Gallo, autor Alfredo Muñiz, disponible en Amazon en e-book, tapa blanda, tapa dura y muy pronto audiolibro; también se puede adquirir en librerías de Asturias y Madrid, y muy pronto en todas las regiones de España. Informa Alfredo Muñiz.

Relacionado: Las sidrerías más cantarinas de Asturias

Publicado el May 10 2022. Archivado bajo Actualidad, HORECA, Hosteleria, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?