VVS

La inflación sube los precios mientras los socios caraduras bajan los alquileres con trampas de peritaje

Es evidente que durante la pandemia se rebajaron la renta de miles de inmuebles para evitar la ruina del negocio. No obstante, ¿qué ocurre cuando un inquilino encarga un informe de peritaje de renta de un inmueble en operaciones vinculadas y hace trampas?, ¿qué ocurre cuando se miente sobre un informe de inspección fiscal con la justificación de rebajar las rentas?, ¿y si te engañan con los contratos de alquiler?

Si se actúa con honradez se declarará la situación real de los inmuebles; los metros cuadrados utilizados y formalizadas sus condiciones de alquiler en un contrato. Y por supuesto, se declara si se utiliza una vivienda del inmueble, si se tiene ascensor, el número de escaleras correcto del edificio, el estado saneado y renovado del mismo o viceversa, entre otras realidades. Si todos estos detalles se especifican correctamente, no tiene por qué haber ningún conflicto.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando el inquilino engaña a su arrendador con informes llenos de erratas o presuntas manipulaciones para rebajar las rentas de sus alquileres?

En esta vida, nadie quiere alhajas con dientes…, a algunos herederos les gusta más ganar dinero con las empresas del prójimo que con las suyas.

Jesucristo dijo que fuéramos hermanos, no “primos” ….; las tomaduras de pelo a la larga pasan factura.

La justificación de salvar el negocio, la paz familiar y milongas similares, no cuela cuando se miente a un socio, se manipula la realidad o se roba. El año que viene sabe Dios donde estará la burra y quién la arrea.

En el caso de empresas familiares, cuando se trata de socios a partes iguales no hay ningún problema si se expone la verdad. El conflicto surge en los tránsitos generacionales, donde unos herederos poseen más participación en la sociedad familiar inmobiliaria, y otros, en la sociedad gestora del negocio empresarial a la que alquilan los inmuebles. Una práctica muy común en las sagas empresariales, y que acarrea discusiones si no se gestiona adecuadamente. Si se actúa con transparencia y cumpliendo la legislación vigente no existe ningún problema. El peligro surge cuando los caraduras de turno hacen trampas para enriquecerse personalmente. El conflicto surge cuando se crean puestos de conveniencia, e incluso se crean cargos incompatibles en los consejos de administración; incompatibilidades que se traducen en manipulaciones para rentabilizar sus propias inversiones. A la postre, se crea un sindicato de agraviados que aguanta hasta los bemoles, pero termina denunciando la injusta situación.

El tufo a chorizo casero

Los conflictos familiares son aconsejables resolverlos en familia, pero cuando se dilata el asunto y no se toman las medidas correctivas adecuadas, comienza la desconfianza, la ruptura familiar y la posterior repercusión en el desarrollo de la empresa. En todas las casas cuecen habas, y en algunas se cocinan fabada con mucho “chorizo” …

Es aconsejable nombrar a un mediador familiar INDEPENDIENTE, eso significa seleccionar a un profesional competente que no sea defensor de una parte en concreto, y mucho menos que no intente engañar o imponer su criterio a la parte en desacuerdo. La mediación implica un trato justo e igualitario entre las partes disidentes, no una imposición. Ni la aceptación de cláusulas leoninas.

El mediador debe centrarse en los intereses comunes de ambas partes y no opinar de forma partidaria, sino hacer ver la realidad. A no ser, que el mediador sea un “fraude”, pagado para engañar al contrario. Entonces, comienza la guerra jurídica. Si no se respetan las normas básicas de negociación de acuerdo a la legislación vigente. En caso de trampas en la vía negociadora, la única vía de resolución es una demanda judicial.

Repito, Jesucristo sermoneó: “Amaos como hermanos”, no como “primos”…., la paciencia siempre tiene un límite.

¿Se baján los sueldos y los gastos de representación en el mismo porcentaje que los alquileres a empresas vinculadas?

Mi consejo, intenten negociar una venta amistosa con la parte disidente y ahorren el dinero en abogados. Moraleja: entre tontos y porfiados comen sus beneficios los abogados. Y ni les cuento si tienen un letrado dentro de la organización que se piensa creador de su propia ley con “black money” como emolumento a sus fieles actuaciones. Informa Alfredo Muñiz.

Relacionado: Venta amistosa entre hermanos: la vaquiña por lo que vale »

Publicado el Oct 17 2022. Archivado bajo Actualidad, Asesores, El reto, HORECA, Hosteleria, Lujo en tiempos de crisis. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?