VVS

El ocaso de los dictadores ante el veredicto de la Justicia y la llegada de las nuevas tecnologías

Los Generalísimos y Generalísimas cada vez lo tienen más complicado para sobrevivir. Hoy en día, la Justicia triunfa sobre el caciquismo y cuando no se quieren arreglar las cosas por las buenas el juez siempre tiene la última palabra. Defender los intereses bajo el amparo de la ley es legítimo, pero cuando se ningunea y se practica el bullying dentro de una empresa familiar que no cumple la legislación vigente, los dictadorzuelos terminan cayendo por su propio peso.

En una dictadura empresarial, en un principio, se tiene que acatar lo que dictadorzuelo decida “por cojones”. Permítanme el vulgarismo, pero refleja el sentimiento de los grandes dictadores que solo saben imponer su visión: “Aquí se hace todo como siempre porque yo lo digo y punto. No vamos a cambiar nada”. Yo añadiría: “Las modas son temporales pero los buenos argumentos permanecen para siempre”, aunque suena más fino, así nunca se expresaría un totalitario. El problema es cuando surge uno o varios disidentes y denuncian las ilegalidades cometidas.

En las dictaduras no existen otras alternativas que lo que diga el que corta el bacalao, aunque las haya mucho más válidas. Así por ejemplo se empeñan en convocar Juntas Universales porque es mucho más sencillo para que los dictadorzuelos hagan lo que les dé la gana. No tienen que rendir cuentas con documentación de lo realizado durante el ejercicio. Ni tienen que leerse los estatutos para convocar una Junta Ordinaria, según lo acordado por los fundadores, y de acuerdo a la ley vigente. Es mucho más cómodo amañar un orden del día de acuerdo a los propios intereses del tirano. Llevar preparado el acta de la reunión para que los accionistas borregos firmen sin objeciones y a vivir que son dos días.

Los derechos del accionista en una S.L. como la asistencia de un notario si se tiene un paquete accionarial superior al 5% del capital; la posibilidad de que los socios amplíen el orden del día; la solicitud de incorporar consejeros dominicales o de solicitar el 25 % en el reparto del dividendo con el derecho de separación si no se aprueba en Junta, son hechos jurídicos tan respetables que figuran en el ordenamiento legal vigente pero que un tirano de primera se pasa por el forro. “Todo eso es actuar de MALA FE, hay que acatar lo que el dictadorzuelo de turno decida y lo demás pamplinas”.

Por supuesto, en toda cultura totalitaria se practica la CENSURA, con lo cual un heredero del “nazismo empresarial” jamás admitirá posts como el que están leyendo. Hará todo lo posible por boicotear proyectos como VIAJAR, VIVIR y SABOREAR donde se escribe sin censura ni mordazas. Cueste lo que cueste y sin venderse a ningún mequetrefe. Ninguneará, dejará de pagar facturas y hasta se ausentará en un homenaje a su predecesor porque le sale de los cojones. Aquí paz y en el cielo gloria. ¡Vivan los desagradecidos!

Los dictadorzuelos empresariales cobran su “sueldín”, sus dietas, su gasolina, su coche de empresa, su telepeaje gratis para viajes privados de placer y banquetes a cargo de la empresa. Regalos de proveedores, paquetes accionariales por su gran labor al grupo familiar, pluses de productividad con la ayuda de sus lacayos que desempeñan sus funciones y, por supuesto, aspiran a un control absoluto del cortijo. Sin hablar de lo que apañan por debajo de la mesa, es decir, el dinero negro que no existe para el resto de accionista, hasta que llega el inspector de Hacienda de turno que destapa el desaguisado y pone una sanción de tres pares de narices.

El puesto de trabajo de conveniencia y vitalicio del gran líder está asegurado, de todas formas, y la máxima pensión, gracias al pago de la seguridad social a cargo de la empresa es un derecho con el que se nace un verdadero hijo de papá. “Al resto que les den pol saco”, que dirían los más barriobajeros.

Da igual que sea un licenciado en EGB o que carezca de dotes de comunicación y/o liderazgo; es indiferente que sea un analfabeto digital o que meta la pata cada vez que abre la bocaza; el trabajador privilegiado no deja su silla ni aunque vaya a la Feria de Abril en Sevilla…

Cada viaje al Caribe o a Turquía se realiza con el esfuerzo por amor a la familia y a la empresa, a ser posible en días laborables para descansar el fin de semana. Hasta son capaces de soportar el jet lag siempre que haya tiempo para recuperarse el sábado y el domingo descanso en casa porque hay que conciliar vida laboral con vida familiar. Téngase en cuenta de que el trauma postvacacional es un síndrome que puede causar efectos nocivos para la estresada vida de un dictadorzuelo.

Con la llegada de Internet y de la libertad de comunicación cada vez es más fácil destapar el nepotismo y las ilegalidades ante un juez y que sea lo que la Justicia dictamine. Informa Alfredo Muñiz.

El testamento del Gallo”, escrita por Alfredo Muñiz, disponible en Amazon.

Cero desprecios y adiós al bullying familiar

Piensa el ladrón que todos son de su condición…

Primo de Rivera: de la dictadura al exilio en París

El cuñadísimo de la Collares y un filonazista amante de señoras exóticas, mano y ojo derecho de Franco »

Publicado el Ene 25 2023. Archivado bajo Actualidad, HORECA, Hosteleria, Lujo en tiempos de crisis, Videos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?