VVS

A río revuelto, ganancia de pescadores…

¿Qué hacer si un jefe de administración miente a un socio y entra en contradicciones con la dirección de la empresa?

Es evidente que si se cuentan con indicios que prueben las presuntas irregularidades, lo mejor es denunciarlo ante el juez cuanto antes. No podemos quedarnos con los brazos cerrados, excusándonos en la paz familiar o que las cosas solas ya se arreglarán.

Los problemas si no se gestionan con transparencia, terminan enquistándose y complicándose. Algo hay que hacer, recomiendo primero contratar a un abogado, un apoderado o un mediador familiar. Pero en los casos de tratar con personas intransigentes, la única salida es dejar las presuntas ilegalidades en manos de la Justicia, y que el Juez decida. Así, en caso de futuros pleitos ya tendremos evidencias de que el socio de turno ha sido engañado por los administradores.

Cuando se falsea la realidad y se pilla al ladrón con las manos en la masa, es muy fácil cometer equivocaciones. Los propietarios tienen obligación de respetar la ley; los empleados y asesores de aconsejar a sus jefes de acuerdo a la legislación vigente. El problema surge cuando son los propios asesores los que ayudan a ilegalizar la situación, justificando barbaridades con presuntos ahorros fiscales que terminan saliendo demasiado caros para el accionista. Aprovechados hay en todos los sitios y ante las circunstancias más insólitas. Del mismo modo que aparece más pesca cuando las aguas de un río se revuelven, en las situaciones confusas, en los tránsitos generacionales, cuando muere el gran líder o cuando se producen cambios relevantes o afloran las desavenencias, siempre hay los listos de turno que sacan beneficio de los más débiles, aprovechándose de las circunstancias.

La mujer del César, además de ser honrada, debe parecerlo. Y la mejor forma en materia económica de demostrar que se es honrado es presentar las cuentas claras y diáfanas. Y no andar ocultado información, falseándola, contradiciéndose, desvelando medias verdades y mareando la perdiz sin dar explicaciones convincentes. Al final, no se resuelve nada, no se fomenta en diálogo, ni se llega a acuerdos. Las consecuencias son nefastas para la familia y para la empresa.

En la novela EL TESTAMENTO DEL GALLO, a la venta en Amazon, se muestra la realidad caricaturizada de una familia empresaria de provincias; donde unos hermanos roban con el consentimiento de unos padres que incluso llegan a insultar a los perjudicados en el asunto. ¿Será el mundo al revés o la triste realidad cotidiana en las grandes sagas? Consulten los casos de bodegueros famosos que terminaron denunciándose entre sí, padres e hijos, quedarán asombrados cómo se puede destruir un imperio próspero debido a la estupidez humana. Con lo fácil que sería aprender a dialogar y llegar a acuerdos. Se me olvidaba destacar que los dictadorzuelos egoistas no tienen valores y no conocen el concepto de la honradez y la empatía para ponerse por un minuto en el lugar de los familiares perjudicados con su comportamiento irracional, ilegal y petulante. Informa Alfredo Muñiz

Publicado el Sep 17 2022. Archivado bajo Actualidad, Asesores, HORECA, Hosteleria, Videos. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0.

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?